Rompiendo Las Costumbres Culturales por Joshua Turnil

Josh TurnilEl francés no usa camisetas. Quiero decir que la camiseta no se considera una moda o un medio de expresión; menos aún una camiseta que anuncia una opinión religiosa como “Judíos para Jesús”. La religión no tiene lugar en la sociedad francesa, o al menos no en público. La razón es el dios y el estado laico la religión. Se espera que en su mayoría la gente mantenga ocultas sus creencias religiosas personales. En caso de que los estudiantes usaran en las aulas una pequeña cruz o la estrella de David, se les pide que las oculten bajo sus camisas; lo mismo pasa con la cobertura de la cabeza de las musulmanas, que está prohibida en las escuelas. A las religiosas se les niega el derecho a insistir en ser atendidas por doctoras de su mismo género. Los empleados del gobierno no deben usar ningún tipo de prenda con una distinción religiosa mientras están en su trabajo.

Esta construcción jurídica y cultural puede ser un desafío para los que estamos comprometidos en elevar un testimonio visible en las calles de París. Sin embargo, nuestra ropa contracultural también puede ayudarnos a conectar con algunos que no están acostumbrados a mostrar sus colores. A menudo las personas judías quedan impresionadas al ver que desafiamos las reglas con el uso de las camisetas de Judíos para Jesús. El hecho de que estamos dispuestos a identificarnos públicamente como Judíos provoca a menudo las objeciones que podrían tener por la parte de “para Jesús”.

Esto es lo que posibilitó una oportunidad única. Cada año, la comunidad judía intenta salir y tomar partido por Israel en el “Iom Ierushalaim” (Día de Jerusalén). Pero a veces no sale tan bien: o bien el gobierno niega el permiso para el evento en espacios públicos por las razones antes mencionadas, o bien aquéllos a los que no les gusta Israel ni el pueblo judío realizan piquetes o bloquean el acceso. El año pasado se produjo un disturbio.

Este año la comunidad decidió privatizar (o alquilar) un parque, contratar seguridad y que sea un evento por invitación para aproximadamente unos 2.000 judíos.

Año tras año Judíos para Jesús había pedido ser parte de la celebración del Día de Jerusalén y se le había negado. ¡Pero sorpresivamente este año se nos concedió el derecho de asistir y poner un stand de Judíos para Jesús! Montamos nuestro stand entre los Judíos Humanistas y los Judíos Ecologistas, y detrás nuestro había un atril judío religioso.

Bueno, uno de nuestros voluntarios dijo: “Voy a venir a ayudar, pero no voy a usar una camiseta. Estoy muy contento de que nos hayan invitado, y no queremos provocar a nadie”.

Al final del día, los que habíamos llevado nuestras camisetas de Judíos para Jesús estábamos tan enganchados en las distintas conversaciones y en conseguir información de contacto, que nuestro voluntario preguntó si teníamos una camiseta de más para que él se pusiera.

Mientras estábamos allí, un representante de la emisora ​​de radio judía nos preguntó si queríamos participar de una rifa. Por lo general no lo hago, pero ésta era la oportunidad para charlar, así que lo hice. Mientras estaba completando mis datos, me preguntó si podía hacer una entrevista para la radio, así que tuve la improvisada oportunidad de compartir el Evangelio con una audiencia de unos 30,000 oyentes.

Otra linda sorpresa se produjo con un DJ que iba de puesto en puesto, señalando con bromas divertidas y frases informales los carteles diferentes. Cuando llegó a nuestro puesto, yo no sabía muy bien qué se podía esperar. Me presenté y traté de iniciar una conversación, pero él no quería relacionarse conmigo. Luego dijo en voz alta en el micrófono: “¡De nuevo los Judíos para Jesús! Parece que no se van a ir y están desde hace años, por lo que también pueden venir aquí y entrar en debate con ellos, ¡que bien vale la pena!”

Romper las costumbres culturales puede ser difícil, pero sin duda puede llegar a ser algo fructífero aquí en Francia.

Posdata: ¡unos pocos días más tarde, recibí una llamada de la emisora ​​de radio judía “en vivo” al aire para anunciar que yo era el feliz ganador de la rifa!

Joshua Turnil lleva adelante nuestro trabajo en París. Además de ser un evangelista dotado, Joshua es un músico talentoso. 

Milder

Web Developer at Jews for Jesus HQ.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.