Noticias de las Ramas

?????????????????????????????????????????Budapest

El voluntario Attila Csakany nos cuenta: Arón* nos conoció en las calles durante la campaña de este año y de inmediato sintió que Dios nos había puesto en su camino. Tiene entre 35 y 40 años, viene de una familia judía y católica, y sufre de una enfermedad de pulmones y corazón, además de depresión y ansiedad.

Comencé a visitarlo, y durante nuestro tercer encuentro dijo que había estado leyendo nuestro folleto de preguntas y respuestas. La parte que más le llamó la atención fue el final, cuando se invita al lector a rezar una oración de arrepentimiento y salvación. La oración realmente lo conmovió. La rezó en su casa, pero quería hacerlo una vez más durante nuestra visita.

Entonces me dijo: “Esto es todo. Quiero dejar todo atrás, toda mi vida de pecado”. Después de que rezamos, sentí que debía compartir le el salmo 91. No me equivocaba. Me pidió que se lo escribiera en un papel, así podía llevárselo a su casa. También le conté acerca de Pedro caminando sobre el agua, y de cómo siempre debemos enfocarnos en Jesús. Y también la parábola de la oveja perdida, para mostrarIe lo importante que somos para Dios. Arón dijo que aprender acerca de Dios y de la Biblia tenían mejor efecto en él que cualquier anti depresivo. Quiere ir a la iglesia con nosotros y espera poder llevar a su novia. A su hermano pequeño también le interesa conocernos. ¡Alabemos a Dios!”

IsraelIsrael

Tzachi Danor nos informa: Hace mucho tiempo que Dani* (25 años) ha estado buscando la verdad acerca de Yeshua. Solía mirar videos de iGOD en Israel y tuvo varios intercambios por Facebook con uno de nuestros amigos que trabajó en el Colegio Bíblico en Israel. Nuestro amigo nos puso en contacto y yo fui el encargado de encontrarme con Dani en persona. Gracias al ministerio de otras personas aquí en Israel, durante nuestro primer encuentro Dani estuvo preparado para recibir a Yeshua en su corazón. Ahora está creciendo en su fe y yo tengo el honor de guiarlo y cuidarlo mientras da sus primeros pasos con el Señor.”

FloridaFlorida

¿Se acuerdan del pedido de oración de Heather Drake por el campus de evangelización que hicimos en nuestro boletín informativo de septiembre? ¡Esto una respuesta a las oraciones!

Heather nos cuenta: Estuve en Florida Atlantic University (FAU) entregando algo de nuestro material impreso (postales) en un corredor cubierto, cuando me di cuenta de que había una joven con una pizarra. Mientras Abby* se acercaba, le pregunté qué estaba haciendo, mientras señalaba su pizarra. Ella hablaba con los estudiantes acerca del ambiente y de los derechos de las mujeres. Le hice algunas preguntas más y después de que las respondiera, le agradecí por compartir conmigo lo que le apasionaba. Ella me preguntó, “¿A ti qué te apasiona?” Yo le contesté: “¡Me apasiona Jesús!” Abby se puso un poco pálida, pese a que yo sabía que había visto el logo de Judíos para Jesús en mi camisa. Me incliné y le dije: “Mira, si de verdad quieres un cambio, entonces quieres a Jesús. Porque Jesús es un agente de cambio. Si quieres que las cosas cambien alrededor tuyo, aférrate a Él y seguramente cambiarán”. Entonces Abby me contó que era israelí y judía. Hablamos de las vacaciones que estaban por llegar y de quizá nos encontráramos de nuevo en el campus. Antes de que nos despidiéramos, me dijo una cosa más: “Sabes, estoy de acuerdo con todo lo que defendía Jesús”. Por favor recen para que crezca el entendimiento y la aceptación de Abby por todo lo que Él defendía.

Más adelante, ese mismo mes, Heather estuvo haciendo una prueba con un compromiso de Rosh Hazaña. Así nos cuenta: La administración de la FAU no me dejaba distribuir manzanas y miel de verdad (como indica la tradición), así que repartí manzanas de papel e invité a la gente a que las usara para escribir en ellas algo que quisieran comenzar de nuevo en sus vidas. Resultó ser un buen comienzo para una conversación. Sam*, un estudiante no creyente, preguntó: “¿De qué se trata todo esto?” Le dije que quería saber cuál parte de su vida le gustaría iniciar de nuevo. Se lo veía muy dispuesto a hablar de ese asunto. Antes de irse me dijo: “Sabes, vine hasta aquí para discutir contigo pero por alguna razón ya no quiero discutir más. Me molesta cuando la gente te entrega folletos y volantes, pero en realidad no les interesa nada acerca de tuyo. Yo siento que tenemos una conexión humana de verdad’. Recen por Sam, que me dijo que me buscaría de nuevo en el campus.

Washington DCWashington, DC

¿Recuerdan que el mes pasado David Liebman pidió que rezáramos para que pudieran conectarse con la gente en los grupos de Meet Up? Bueno, ¡aquí tenemos otra respuesta a las oraciones!

Lynn McCoy nos cuenta: Generalmente, cuando los grupos de “Meet Up” descubren que estamos con Judíos para Jesús, ya no somos bienvenidos a participar. Cuando David, mi compañero, se unió a un grupo que estudiaba el libro El judío incomprendido, de Amy-Jill Levine, supo que quizá le quitarían la invitación. El grupo estaba compuesto por varios mujeres judías y un hombre no judío, todos interesados en el Jesús ‘histórico’. David le hizo saber al mediador que era parte de Judíos para Jesús, sin ningún resultado adverso.

Durante cinco semanas, David asistió al grupo, en el cual expresó su punto de vista como judío que ha aceptado a Jesús como el verdadero Mesías. ¡Y para ellos fue un gusto escuchar su punto de vista! David me pidió que lo acompañara en la discusión final del libro, ya que pensó que la mediadora, Sarah*, y yo, podríamos congeniar. ¡Y sí que lo hicimos!

En ese encuentro logré compartir con los demás cómo me habían criado como ortodoxo, y cómo comencé a entender que Jesús es el Mesías judío. Sarah me pidió que les contara más acerca de mi experiencia y así lo hice.

Cuando volví a casa, me esperaba un email de Sarah en mi casilla de correos. Contuve la respiración, pensando en que quizá había dicho demasiado y muy pronto. Pero era simplemente una invitación para el próximo encuentro, que sería una conferencia con la mismísima autora por Skype. Al concluir el encuentro, Susan preguntó qué ‘podíamos’ leer luego. Sugerí un libro de Michael Brown, The Real Kosher Jesus (El verdadero Jesús Kosher).

“Antes de que continuaran los debates sobre el libro en septiembre, decidimos ver la película Sister Rose’s Passion (La pasión de la hermana Rosa), acerca de una hermana dominicana cuya pasión era luchar contra los semitistas dentro de la Iglesia católica. Durante el debate sobre la película, mencioné a Judíos para Jesús. Sarah y otro miembro del grupo se sorprendieron. Ellos sabían que David y yo éramos judíos que creíamos en Jesús, pero no se habían dado cuenta de que de verdad formábamos parte del personal de la organización.

Una vez más me pregunté si me volverían a invitar al grupo. Y una vez más, cuando regresé a casa, había un email de Sarah esperándome. Ella había disfrutado de nuestra conversación y lamentaba no haber podido hablar más. Me invitó a algunos mercados de granjeros locales, y yo la invité a tomar té con música en vivo. Estoy ansiosa por ver cómo se desarrolla esta nueva amistad, y les pido a ustedes que mantengan a Sarah en sus oraciones, especialmente mientras nos embarcamos en el nuevo estudio de The Real Kosher Jesus”.

KharkovJárkov

Mikhail Vayshengolts nos cuenta: Un hombre judío llamado Dmitry nos encontró en Internet y nos llamó porque quería que nos reuniéramos. Hacía tres años había tenido un sueño en el que un hombre y una mujer mayor sostenían una cartulina con el símbolo de Judíos para Jesús. El hombre y la mujer estaban acercándose a Dmitry. Se despertó con el sentimiento de que tenía que contactarnos… Y ahora, tres años más tarde, lo hizo. Por favor recen por su salvación.

 

 

LondonLondres

Ziggy Rogoff nos cuenta: Un amigo cristiano nos presentó a Rachel* de 86 años. Aunque es judía, Rachel había tenido visiones de Jesús en el pasado y esto la hizo abrirse para hablar sobre Él. Dios la llevó hacia un gentil con corazón kosher, que luego

me la presentó a mí. A menudo, Rachel me decía: “No tengo nada en contra del Hijo de Dios. ¿Podrá su Hijo ayudar a mi hijo?” Le expliqué que no bastaba con no tener nada en contra de su Hijo. Deberíamos estar por su hijo (el hijo de Rachel, siendo adulto, tiene problemas de aprendizaje que le han causado dificultades).

Durante nuestras visitas, le expliqué que cuando confiemos en que Jesús murió, no por sus pecados, sino por los nuestros, podemos arrepentirnos, ser perdonados y recibir vida eterna.

Rachel empezó a comprender el problema del pecado y nuestra necesidad de que nos limpie y perdone para poder ir a la presencia de Dios. No se pueden unir una alfombra blanca y unas botas embarradas. “Rachel, Él quiere limpiarte”, le dije. Luego le pregunté: “¿Crees que Jesús aceptó la culpa por ti?” Ella me contestó: “Él aceptó la culpa por mí, tomando mi castigo”. Luego rezó para recibir a Jesús como su Salvador y su Señor. Por favor, recen para que su fe se fortalezca, y también por su hijo.

 

 

 

 

 

 

 

Milder

Web Developer at Jews for Jesus HQ.

Podría también gustarte...