Noticias de las Ramas

SusanM

Long Island

Nos informa Susan Mendelsohn:

Una pareja gentil-judía se detuvo junto a mis mesas de material impreso, durante una serie de conciertos llamada “Música bajo las estrellas”. Ninguno de los dos había vuelto a nacer, aunque el marido judío había estado participando en una banda de música gospel. Cuando le pregunté qué pensaba acerca de Jesús, él admitió: ‘No sé’. ¡Y sonaba como que había estado pensando en ello! Los tres hablamos de reunirnos para tomar un café.

Esa misma noche una mujer judía llamada Lynn se detuvo para llevarse unos materiales escritos y me dejó su número de teléfono. Por favor, oren para que pueda reunirme también con ella, y que ella junto a Jerry y Tina puedan todos continuar sus viajes hacia Él y llegar a una fe salvadora.

Sydney

Sídney

Jesse Townsend (quien maneja la agenda de nuestros oradores misioneros en Australia) nos informa:
Un joven llamado Shlomie entró hoy a nuestra librería y comentó: “He pasado caminando miles de veces por el frente de su tienda, pero hoy sentí necesidad de ver de qué se trataba”. Me estaba contando sobre su participación en el ejército israelí, y cómo él y su compañero se salvaron de las fuerzas enemigas por una visión en el desierto. Justo en ese momento, un ciclista que pasaba por afuera escupió la bandera israelí que cuelga en nuestra ventana. Shlomie terminó su historia y se mostraba dispuesto a escuchar acerca de Yeshua (pese a no ser creyente… por ahora).

Por favor, oren tanto por Shlomie como por el ciclista, para que el Señor los conduzca hacia la salvación.

Washington DC

Washington, DC

David Liebman nos cuenta:

Todos los que estamos en esta rama hemos estado orando para recibir audacia y creatividad para poder llegar a la comunidad judía de la zona metropolitana de Washington. Hemos participado en los centros judíos de la comunidad, en cursos de hebreo, en clases sobre cultura judía y más. Parece que es el momento de la construcción, especialmente mientras participamos en grupos de Meet-Up. Meet-Up es un grupo de redes online que vincula a personas con intereses comunes.

Como parte de nuestra exploración del mundo del ‘Meet-Up’, asistí a un grupo que está debatiendo sobre el libro de Amy Jill Levine titulado El judío malinterpretado. Levine, un judío estudioso del Nuevo Testamento (desde una perspectiva no-mesiánica), intenta ayudar a los cristianos y a los judíos a comprender el carácter judío de Jesús. Cuando llegué, otras cuatro personas estaban presentes, dos de las cuales no eran judías ni creyentes. Sandy* (la moderadora) explicó que pese a ser judía, había estado durante mucho tiempo fascinada con Jesús y se hallaba bastante interesada en leer la obra de Levine. Fue muy emocionante estar presente, ya que el grupo está centrando en la persona de Jesús.

La naturaleza de este Meet-up hizo que me resultara muy natural compartir mi punto de vista sobre el papel de Jesús en el cumplimiento de la fe judía. En un comienzo, mi conexión con Judíos para Jesús despertó un poco de controversia, pero tuve buenas oportunidades para compartirlo con el grupo. Por favor, conserven estas sesiones en sus oraciones, y recen para que Dios me conceda el discernimiento y la audacia. Oremos también para que Sandy y los demás se sientan atraídos por la verdad de Cristo, a medida que leemos y debatimos el libro de Levine El judío malinterpretado, junto con su versión comentada del Nuevo Testamento. Que todos los que asisten y que aún no comprenden, puedan llegar a conocer a Aquél que durante tanto tiempo ha sido mal interpretado.

También estamos analizando la posibilidad de formar nuestra propia Meet-Up. Oren para que recibamos la orientación de Dios mientras continuamos avanzando por esta vía. Y por encima de todo, oren para que haya muchas oportunidades para compartir al Mesías.

Essen

Essen

Nos informa Dina Markova:

Llamé a Nelya, una mujer judía que dijo que no quería hablar de Jesús ni del Nuevo Testamento. Pero cuando le pregunté si estaba interesada en un calendario judío con extractos semanales de la Torá, ella dijo que sí, y accedió a reunirse conmigo.

El sábado leímos Éxodo 15:1-2: “…Mi fuerza y mi poder es el Señor, Él fue mi salvación…”. Le expliqué la conexión entre la palabra salvación en hebreo y la persona de Yeshua (Jesús). Le pregunté Nelya quién pensaba que había sido Yeshua. Ella respondió: “No te puedo decir exactamente quién es, pero tal vez Él sea el Mesías”. Al final de nuestra reunión, ya se había ido esa desconfianza de Nelya hacia el Nuevo Testamento.

En otra visita me senté y leí Éxodo 10:1-13,16 junto con Arkadi, un hombre judío, y su esposa Milla. Estuvimos de acuerdo en que el pasaje habla de la salvación de los primogénitos judíos, y de la redención del pueblo judío de Egipto, gracias a la sangre del cordero sacrificado en los dinteles de las puertas. Les remarqué que la salvación se concreta a través del sacrificio. También mencioné que hay una parte “secreta” de la Haftará: Isaías 53, que solía ser leída en las sinagogas durante el ciclo de lectura de tres años. Ahora sólo hay un ciclo de un año y este pasaje ha sido quitado.

Le sugerí a Mila que leyera Isaías 53 en voz alta y le pedí que pensara a quién se estaba refiriendo. Mila dijo: “¿Quieres decir que éste es Jesús?” Yo le respondí: “Ha habido rabinos que no dudaron de que se trataba del Mesías”.

Arkady dijo: “Si es considerado ‘secreto’, es porque se trata de algo de lo que ellos no quieren hablar, y si éste es el caso, entonces quiero saber más sobre ese ‘secreto'”. Antes no tenía preguntas, pero ahora se las hacía: “¿Será que tal vez Yeshua es realmente el Mesías de Israel?”

“Por favor, oren para que Dios continúe abriendo los corazones de Nelya, Arkadi, y Mile.

Tel Aviv2

Tel Aviv

Igal Vender (uno de nuestros pasantes) nos informa:

Le envié a Meir el Nuevo Testamento y el libro Yeshua, la forma judía de decir Jesús. Cuando lo volví a llamar para preguntarle si los había leído, me contestó que había leído algunos libros del Nuevo Testamento. También me comentó que él y su vecino habían tenido una discusión que se transformó en pelea, con la consecuencia de que él terminó en el hospital. Le dije que cuando llamamos a Jesús y le entregamos nuestro corazón, Él nos da una nueva vida y un nuevo corazón. Le conté que Jesús nos da la paz interior y una relación con Dios. Esto le tocó el corazón, y entonces cuando le pregunté si le gustaría recibir a Jesús, estuvo de acuerdo y oramos juntos. Por favor oren por Meir, para que nuestro Señor lo bendiga y lo fortalezca.

Nos informa Abigail Rantanen:

Yo estaba haciendo llamadas telefónicas y probé con varias personas, pero en todos los casos, o no estaban en el hogar o no querían hablar. Un poco desanimada, le pedí a mi marido Markus que orara por mí para lograr buenas conversaciones. Entonces, de pronto llamó un hombre religioso de 23 años para preguntar: “¿Ustedes creen que Yeshua es el Mesías solamente, o también es Dios?” Le expliqué nuestra fe y me dijo que había estado leyendo el Nuevo Testamento. Dijo que deseaba tener más información, pero que no podía darnos una dirección de email, así que le recomendé que visitara nuestra web.

Horas más tarde, volvió a llamar para darme las gracias. Había estado viendo nuestro sitio web y leyó una gran cantidad de la información que allí hay. Añadió que él creía que Yeshua es el Mesías y también Dios. “¿Qué tengo que hacer?”, preguntó, aunque tenía miedo incluso de darme su nombre completo debido a su origen religioso. Le pregunté si había orado para recibir a Jesús como su Señor y Salvador personal. Respondió que no, pero que estaba ansioso por hacerlo. Lo conduje en la oración y luego expliqué la importancia de asistir a una congregación creyente, de la oración y de lectura de la Biblia. Le di mi número de teléfono y lo invité a nuestra congregación, pero de nuevo, me respondió que es difícil venir en Shabat ya que él vivía en un barrio religioso. Por favor, oren por este joven para que consiga ser completamente libre para tener comunión con los creyentes y para seguir a Yeshua.

*no son sus nombres reales

 

 

 

Milder

Web Developer at Jews for Jesus HQ.

Podría también gustarte...