Noticias de las Ramas

??????????????????????????????????????????????

Los Ángeles

Tuvya Zaretsky nos cuenta:

Michael* me llamó ayer. Durante casi dos años no había tenido noticias de él. En otoño de 2011 celebré el matrimonio de su hija. En ese momento, Michael se había mostrado hostil hacia el cristianismo. Su esposa, Sherry*, era una cristiana ferviente y encantadora que había padecido esa hostilidad a lo largo de los casi 30 años de matrimonio. Había llegado a la fe luego de que ambos casi murieran de una sobredosis. Michael vio el enorme cambio que Jesús operó en la vida de Sherry, pero luchó contra el Evangelio desde su resistencia cultural al cambio.

“La boda fue un maravilloso testimonio para Michael, y a partir de ahí el Espíritu Santo se hizo cargo. En marzo de 2012, Michael y Sherry se reunieron conmigo y con mi esposa Ellen. Él confesó su fe en Jesús, aún con toda la confusión de un nuevo creyente que todavía no sabía lo que todo aquello significaba. Sólo sabía que Jesús lo había salvado. Él y Sherry han estado asistiendo juntos a la iglesia, pero él llamó para pedir ayuda para aprender a estudiar su Biblia. Me dijo: “¡Cristo vive en mí!” Ahora Michael quiere saber cómo estudiar la Palabra de Dios y seguir creciendo en el Mesías Jesús. Por favor, manténganlo en sus oraciones”.

San Francisco

San Francisco

Nos informa Ruth Rosen:

Cada vez que vamos a una iglesia, elaboramos un informe para nuestros archivos, y si hemos estado allí antes, resulta útil observar las anotaciones anteriores. Susan Perlman, una de nuestras misioneras, había escrito una nota sobre una cristiana cuyo marido judío no creyente (y sus hijos) asistían regularmente a la iglesia junto con ella. Gracias a esa nota, un par de años más tarde, cuando me estaba preparando para hablar en esa misma iglesia, le pregunté al pastor si la familia todavía asistía, y le dije que me encantaría reunirme con ellos después del servicio. Él arregló todo para que nos reuniéramos con ellos en el almuerzo.

Susan le había dado Jerry* un ejemplar de nuestro libro de Yeshua, que muestra cómo la profecía mesiánica en las Escrituras Hebreas apunta hacia Jesús. En la iglesia, Jerry me entregó el libro con una sonrisa y me pidió que se lo devolviera a Susan. Una vez que llegamos al restaurante y que habíamos hecho el pedido, me volví hacia Jerry y le pregunté: “¿Qué te gustaría que le diga a Susan cuando le devuelva el libro?” Un poco sorprendido, respondió: “¿Te refieres a algo más que un ‘muchas gracias’?” Bueno -le sonreí-, ¿quieres que le cuente si lo leíste o no, o si tienes algún comentario?”

Sí, lo había leído, y tuvimos una conversación muy interesante durante nuestra hora y media de almuerzo. Jerry había recibido un montón de información y realmente no estaba en busca de más. Me dijo que estaba dispuesto a saber si lo que creemos es cierto… pero temía que si no lo era, sería para él una idolatría creer. Y que además temía la reacción de su abuela de 90 años si decidiera volverse creyente. Es realmente una cuestión del Espíritu Santo convencerlo sobre la verdad que ya ha escuchado. Espero que el tiempo que le destiné a él haya sido un paso más en su camino hacia la fe (al menos así lo percibí yo, pero ya veremos). Por favor, oren por Jerry y recuerden esta historia cada vez que estén programado que un Judío para Jesús tenga previsto visitar su iglesia. Nos encanta compartir el Evangelio desde el púlpito, ¡pero también es un placer tener un encuentro cara a cara con los judíos en búsqueda que asisten a la iglesia!

Geneva

Ginebra

Stephen Pacht, director de nuestro trabajo misionero en Suiza, nos informa:

Nosotros hacemos evangelización en las calles de Zurich, Basilea y Lausana, sin ninguna interferencia de la policía. Sin embargo, en los últimos tres años, la policía de Ginebra nos ha dicho en reiteradas ocasiones que es ilegal distribuir material impreso sin autorización oficial. Nuestro abogado ha redactado un par de enérgicas cartas al jefe de la policía en las que le insiste en que los agentes que interfieren con esta actividad están actuando de manera ilegal. Tanto la Constitución Federal como la legislación cantonal de Ginebra contemplan específicamente la libertad para distribuir literatura sin solicitar autorización previa (algo que en una ocasión hicimos, pero la petición fue denegada).

Recientemente tuvimos una reunión privada informal con el jefe de la policía. De antemano yo les había pedido a nuestros misioneros en todo el mundo, así como a otros amigos, que oraran por ese encuentro. El Secretario de la Asociación Evangélica Suiza Francesa me aseguró que recibiría oraciones de la EA de Suiza, lo cual marca que la importancia de la reunión iba mucho más allá del alcance de la obra de Judíos para Jesús, ya que afectaría todo el trabajo de evangelización en Ginebra. Las iglesias en Ginebra se enfrentan a una creciente oposición por parte de las autoridades municipales, quienes de manera sistemática se niegan a dar aprobaciones para eventos al aire libre, tales como mesas de libros en el mercado de la calle, villancicos al aire libre, etc.

Amablemente el Señor contestó las oraciones. Bendijo a nuestra reunión con el jefe de la Policía Municipal de Ginebra, el Sr. P., quien también es abogado, y con su adjunto, que es quien otorga los permisos para todos los eventos públicos. La reunión fue muy amable y relajada.

El señor P. mencionó una desagradable situación del año pasado que fue tomada por la prensa local, cuando se descubrió que fue concedido un permiso a una asociación islámica que apoya la yihad. El jefe de la policía señaló que ahora tienen una política general de negar permisos a las organizaciones religiosas. Eso no explicaba la dificultad que habíamos tenido antes de ese incidente, razón por la cual la policía enfrenta actualmente algunas causas judiciales con organizaciones cristianas que apelaron a su negativa a conceder permisos.

El señor P. insistió en que, si bien no se requiere de autorización para la distribución de material político, esto no rige para la literatura religiosa. Nos plantamos de manera firme en que la ley no hacía esa distinción. Nos pusimos de acuerdo para quedar a la espera de los veredictos de los tribunales, que deberán llegar en la primavera de 2015. Mientras tanto, ¡nos dijo que íbamos a tener libertad para distribuir nuestra literatura!

Así que gracias a Dios, la reunión se celebró con un buen espíritu. Gloria a Dios por permitirnos continuar repartiendo la literatura evangélica. Y por favor, oren para que los casos judiciales que se resolverán en la primavera logren defender la Constitución y nos permitan a los cristianos el derecho a la libertad de expresión en el espacio público.

London

Londres

Barry Barnett nos informa:

He estado visitando a Derek, un anciano judío nacido en Sudáfrica que fue criado sin educación judía. Ahora disfruta de todo lo que sea judío, al menos en lo cultural. En cuanto a la religión, durante años Derek ha estado sumido en la creencia de la Cienciología. A lo largo de los años, la principal objeción de Derek hacia Jesús ha sido que Él sólo constituye un ejemplo de que con las enseñanzas de la Cienciología las personas pueden llegar a convertirse en dioses.

Desde hace poco tiempo he notado un cambio en Derek. Ha dejado de hablarme de la Cienciología y en nuestras visitas se halla más inclinado hacia las temáticas sobre Dios y hacia los estudios bíblicos. También he notado que se encuentra físicamente más débil (tiene 89 años). Finalmente, noté en Derek una entrega que nunca había visto antes. Más de una vez le había preguntado en los últimos años si quería recibir a Jesús, pero él siempre se negó. Pero durante una reciente visita, cuando le pregunté me dijo que sí. Así fue que Derek se arrepintió de sus pecados y oró para recibir a Jesús como su Señor y Salvador.

Aquel deseo de mantener la ilusión de poder ‘controlar sus vidas’ es un obstáculo para la salvación de muchas personas. Derek la tenía en abundancia. Él creía que podía controlar el clima, el medio ambiente, las personas ¡e incluso la vida y la muerte! Sin saberlo, la mayoría de las personas se comportan como si pudieran tomar el lugar de Dios en sus vidas, ¡pero Derek realmente creía que era un ‘dios’!

Reconocer el control de Dios y rendirse a su voluntad es la cosa más difícil para poder llegar a nuestros propios límites. Las generaciones anteriores se han ocupado de las constantes amenazas de la guerra, la enfermedad, la persecución, y su única esperanza era que Dios fuera quien controlara todo. Pero hoy en día, millones de personas que son complacientes y se sienten cómodas, se encuentran en realidad bajo una situación de desventaja. La mayoría no acepta la vulnerabilidad de admitir y de confiar en el control de Dios, ni se halla dispuesta a rendirse ni a someterse a Él.

Por favor, únanse a mí en la oración para que la fe de Derek eche raíces y crezca. Ya dio un paso enorme para rendirse ante Dios y reconocer que sólo Él es Dios, y que él (Derek) está sujeto al poder y a la autoridad de Dios, ¡no a la suya! Como creyentes, también nosotros debemos hacer lo mismo todos los días.

 

 

 

 

 

 

 

 

Milder

Web Developer at Jews for Jesus HQ.

Podría también gustarte...