Lecciones de una Pareja Judía-Gentil

hispanic coupleEran de diferentes mundos. Sharon* fue criada en un hogar cristiano en Iowa. Norman* provenía de un hogar judío tradicional del oeste de Tennessee. Habían estado casados durante casi una década y aunque sus culturas eran muy diferentes, ambos se dedicaron a la educación espiritual de su hijo primogénito, Samuel. Después de que el niño cumplió ocho años, la pareja descubrió que para la formación religiosa de Samuel había diferencias significativas entre sus puntos de vista.

Samuel estaba recibiendo instrucción religiosa en el judaísmo y pronto comenzaría su preparación para la bar mitzvah. Sharon se había comprometido a que la familia participara en el judaísmo y en la vida comunitaria judía. Pero también se dio cuenta de que para ella era importante que Samuel aprendiera sobre Jesús, a quien reconocía como el Mesías judío y el Salvador del mundo.

Sharon participa de la vida familiar en la sinagoga, aunque no es una formal conversa al judaísmo. Ella le preguntó a su rabino si incluiría alguna formación acerca de Jesús el Mesías como parte del programa de educación de la sinagoga. La respuesta fue contundente: "¡Por supuesto que no!" Perpleja, Sharon se puso en contacto con nuestra oficina de Judíos para Jesús para pedir ayuda o recursos.

La llamada me fue derivada a mí, ya que me especializo en el ministerio para parejas judío-gentiles.

Me enteré de que Sharon y Norman estaban por visitar a sus padres en California, a menos de una milla de la iglesia donde yo iba a hablar tan sólo dos días después. Rápidamente quedamos en encontrarnos en un lugar conveniente.

Cuando nos conocimos, me di cuenta de que Norman sólo me estaba viendo por el amor que le tenía a Sharon, y que era la preocupación de ella la que estaba llevando adelante esa conversación. Sharon me contó de su decepción por la negativa del rabino a enseñarle a su hijo acerca de Jesús. ¿Podrías ayudarnos con esa parte de la educación de Samuel? Yo les sugerí que ella y Norman debían discutir esa posibilidad de forma privada, de modo tal que cualquier intervención de mi parte fuera tras una decisión conjunta. Norman parecía sentirse aliviado y claramente estaba de acuerdo con la sugerencia.

Sin embargo, Sharon tenía otras preguntas que yo logré responder. No entendía eso que veía como una resistencia judía tradicional hacia Jesús y el Evangelio. Por más que lo intentara, Sharon no podía comprender las sensibilidades de su esposo.

Me dio pie a mí para explicarle a Sharon la larga historia de terribles cosas hechas contra los judíos en el nombre de Jesús. Le dije cómo los judíos de Estados Unidos tradicionalmente no han hecho una clara distinción entre los términos "gentil" y "cristiano". Por esa razón, la Alemania de Hitler fue vista como una nación "cristiana". Nuestra gente recibió el mensaje de que el Evangelio no era una buena noticia para los judíos.

"¡No sabía eso!", dijo Sharon, asombrada al notar cómo esto abrió su comprensión de las sensibilidades judías. Mientras tanto, a Norman se lo notaba relajado y tranquilo. Probablemente esperaba que le ejerciera presión para "intentar convertirlo". Pero en lugar de ello, se dio cuenta de que yo era capaz de ayudar a su esposa a comprender su punto de vista sobre Jesús, a pesar de que el mío es que la persecución en nombre de Jesús no cambia la verdad sobre quién es Él o sobre su gran amor por nosotros.

Ahora, volvamos a la principal preocupación de Sharon. Ella quiere que su hijo aprenda sobre el Mesías Jesús. Según ella, esto no debería ser un problema para Norman, que no creía en un Mesías en absoluto. Norman respondió: "Hay muchos supuestos Mesías, así que ¿cómo podemos saber a ciencia cierta cuál es el verdadero?" Esto fue lo que le enseñó su rabino en la sinagoga cuando él estaba educándose. Le sugerí que podría encontrar una idea diferente en las Escrituras, si es que estaba dispuesto a consultarlas. Me ofrecí a enviarle material para arrojar algo de luz sobre lo que la Biblia enseña acerca del Mesías esperado durante tanto tiempo. Tanto él como Sharon se mostraron muy contentos de recibir cualquier tipo de material disponible a través de Judíos para Jesús.

En general, Norman y Sharon tienen abiertas las líneas de comunicación entre ellos. Su matrimonio significa mucho para ellos. Sin embargo, las conversaciones acerca de la religión -y especialmente la creencia en Jesús- son un desafío porque es fácil que perciban como una amenaza los diferentes puntos de vista de su cónyuge. Me parece que si se profundiza el entendimiento de las diferencias culturales y de los hechos que contribuyeron a esas diferencias, esto por lo general volverá más auténtico el abordaje de temas sensibles tales como el carácter mesiánico de Jesús, y hará mucho más fácil el camino para las parejas judío-gentiles.

*no son sus nombres verdaderos

 

 

 

Milder

Web Developer at Jews for Jesus HQ.

Podría también gustarte...