Fe, Esperanza y Amor por Karl DeSouza

Karl deSouzaHe venido colaborando por más de doce años con Judíos para Jesús, donde he podido encontrar una gran cantidad de visiones del mundo. Hace poco estuve reflexionando sobre cómo palabras como “fe”, “esperanza” y “amor” significan algo diferente para personas diferentes en función de su visión del mundo. Por ejemplo, los no creyentes a menudo utilizan la palabra “fe” como sinónimo de “tradición religiosa” o incluso “opinión religiosa”. “Esperanza” se utiliza a menudo para expresar “un mejor deseo”. El “amor” es lo que describe un sentimiento romántico especial (¿escuchaste alguna vez la canción “Has perdido ese sentimiento amoroso”, de los Righteous Brothers?).

Pero Dios nos habla de manera muy diferente acerca de la fe, la esperanza y el amor. En la Biblia, la fe tiene la fuerza de la confianza en algo que es verdad, la esperanza es una seguridad hacia el futuro sobre una promesa que se cumple, y el amor es sacrificio y compromiso. Las diferencias en las definiciones tienen que ver con el origen y el objeto de la fe, la esperanza y el amor. Desde una perspectiva bíblica, estas tres cosas se originaron en Dios y su Mesías y hacia ellos se deben dirigir nuevamente.

La mayoría de los judíos que he encontrado son ambivalentes sobre el concepto del Mesías. Algunos dudan de que venga uno y sienten que todo lo que uno pueda decirles sobre “Dios” y el “Mesías” es sólo materia de opinión. Otros piensan en el Mesías como una especie de esperanza en los “mejores deseos”, mientras que una minoría tiene una expectativa basada en la Palabra de Dios y su promesa de que el Mesías va a venir efectivamente (aunque puede demorarse). En cualquier caso, el punto de vista rabínico popular contemporáneo es que el Mesías no es un salvador personal, sino más bien una edad de oro de paz y justicia. La esperanza de un lugar en el mundo por venir es considerada como un buen deseo, o tal vez sólo como la opinión de uno.

Allen es un judío sobre el que ocasionalmente ejerzo ministerio. Él lucha con el concepto de poner su fe en

un salvador mesiánico. Cuando nos conocimos, él admiraba la enseñanza de Yeshua, pero le resultó difícil creer que Él es el Camino, la Verdad y la Vida. Expresó la opinión de que este mundo es el infierno y que el mundo por venir será un deseable alivio frente al sufrimiento terrenal. Sin embargo, la esperanza y la paz que anhelaba eran ambiguas y difíciles de alcanzar.

Las complicaciones propias de su vida personal han ayudado a abrir el corazón de Allen a Yeshua. Está empezando a ver el Evangelio como algo más que una opinión opcional y se ha comenzado a relacionar con él como algo que podría ser real y verdadero. El año pasado vino a nuestra celebración de Purim y nos compartió que él sabía que algo tenía que cambiar en su corazón para conocer a Dios. Allen todavía sigue buscando, pero está cada vez más cerca de la verdad. Por favor oren por él para que encuentre la verdadera fe, la esperanza y el amor en el Mesías, y que a través de Jesús sea testigo de la transformación sobrenatural de su familia.

Una y otra vez, la profundidad increíble y la verdad de las Escrituras se mantienen firmes frente a los cambios de actitud, de moral, e incluso de conceptos. Dios no ha cambiado, y su mensaje es el mismo de siempre. Él constantemente nos ofrece su amor permanente y una esperanza segura a medida que confiamos en Él con nuestra vida y la eternidad:

Pues bien, ahora que hemos sido justificados por la fe, estamos en paz con Dios, por medio de Jesucristo Señor nuestro. También por él -por la fe- hemos alcanzado la gracia en la que nos encontramos, y podemos estar orgullosos esperando la gloria de Dios. No sólo eso, sino que además nos gloriamos de nuestras tribulaciones; porque sabemos que la tribulación produce la paciencia, de la paciencia sale la fe firme y de la fe firme brota la esperanza. Y la esperanza no quedará defraudada, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestro corazón por el don del Espíritu Santo.

(Romanos 5: 1-5)

¡Gracias por ayudarnos a compartir ese mensaje eterno de la fe, la esperanza y el amor!

Desde 2015 Karl ha liderado nuestra labor en Montreal. Él y su esposa Kristen planean actualmente trasladar su familia a París, donde van a servir con la familia Turnil. 

 

Milder

Web Developer at Jews for Jesus HQ.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.