Estamos Avanzando Juntos… ¡y Rápido!

DB

El año pasado hemos disfrutado de la celebración de nuestro cumpleaños número 40 en Judíos para Jesús. Ha sido hermoso mirar hacia atrás y alegrarnos por lo que Dios ha hecho a lo largo de toda una generación. ¡Pero también estamos mirando hacia adelante!

El Año Nuevo, como siempre, es una gran oportunidad para observar en esa dirección, y este año lo estamos haciendo de una manera más intencional y deliberada que en cualquier otro momento que yo recuerde de la historia de nuestro ministerio. Y esto es así porque en Judíos para Jesús estamos ante una emocionante encrucijada. Un momento de transición, de innovación y de visión renovada.

Judíos para Jesús vive intentando llegar a más y más comunidades judías todo el mundo, y en ese camino hemos sido bendecidos con un equipo misionero maravilloso que incluye a personas de varios idiomas, múltiples culturas y múltiples puntos de vista. El desafío de los líderes es mantenernos a todos avanzando juntos para lograr nuestro objetivo, fomentando la unidad en la diversidad.

Dios ha venido respondiendo nuestra oración constante para levantar a la próxima generación de Judíos para Jesús. Como has podido ver en nuestras recientes presentaciones de los nuevos aspirantes, tenemos a muchos veinteañeros entre los miembros de nuestro personal… trabajando junto a personas que estaban en sus veinte años, ¡pero hace 40 años! En la medida en que Dios nos conduce a través de 2015, confío en que Él nos ayudará a avanzar unidos, los jóvenes junto a los mayores, los más experimentados junto a los menos, en el camino para descubrir lo que Él quiere y espera de nosotros en los días que vendrán. Puede ser un poco desafiante, pero estoy encantado de que Dios me haya dado el privilegio de ayudar a conducir a Judíos para Jesús a través de este proceso. Y será un proceso continuo.

Los tiempos cambian continuamente, y también lo hacen las formas de comunicarse. Allá por los años ‘80, nuestro fundador -Moishe Rosen- comentaba: “Si en diez años todavía estamos comunicando nuestro mensaje de la misma manera en que lo hacemos hoy, nos volveremos irrelevantes”. Tan cierto como lo fue entonces, más cierto resulta ahora. Con la tecnología actual, las cosas cambian tan rápidamente que en algunos casos sólo lleva unos meses para que un medio de comunicación se vuelva obsoleto e irrelevante. Entonces creamos este logo que está en la parte superior de la página para inspirarnos y recordar que estamos avanzando juntos… ¡y rápido!

Pero cuando hablamos de cambios, no es sólo una cuestión de tecnología. En la medida en que cambian las percepciones y las visiones del mundo que tienen las personas, tenemos que entender esos cambios con el fin de llegar a ellas. Veamos un ejemplo.

En los primeros tiempos de Judíos para Jesús, desarrollamos un folleto titulado Preguntas y Respuestas de Judíos para Jesús. Recopilamos 21 de las preguntas más frecuentes que escuchábamos de los judíos aquí en Estados Unidos, y preparamos respuestas concisas y convincentes. Luego publicamos anuncios en periódicos como el New York Times, ofreciendo las respuestas a estas preguntas.

Décadas más tarde, muchas -por no decir la mayoría- de aquellas preguntas ya no son las más apremiantes que nos están formulando los judíos. Así que estamos desarrollando una nueva serie de “Preguntas y Respuestas” para una nueva generación de buscadores. Y en lugar publicar anuncios en los periódicos, lo que vamos a producir son videos. Ésta es sólo una de las diversas áreas que estamos abordando, mientras intentamos mirar para evaluar, innovar y volver a imaginar cómo podemos ser parte de los planes de Dios para llegar a los judíos.

Será necesaria creatividad y esfuerzo mientras aprendamos a formular las preguntas correctas y juntos encontrar las respuestas que el Espíritu Santo va a utilizar para conducirno hacia adelante. También requerirá adaptabilidad, un tema que he estado analizando con nuestro consejo de liderazgo. De hecho, mientras preparaba una lección ante el consejo acerca de la capacidad de adaptación, me encontré con una palabra que pensé te podía gustar: Flexigidez. No la vas a encontrar en el diccionario (al menos por ahora), pero alude a una síntesis entre flexibilidad y rigidez, algo que un autor llamado Gidi Grinstein cree que ha sido la clave de la supervivencia judía. Por supuesto que tú y yo sabemos que la clave de esta supervivencia ha sido la fidelidad de la promesa de nuestro Dios, aunque creo que es muy probable que Él haya dotado al pueblo judío de flexigidez.

Me gusta la palabra, ya que expresa la tensión entre la necesidad de cambiar y la necesidad permanecer iguales, y en algún sentido las convierte en un matrimonio. Es una manera diferente de entender un principio que hemos adoptado: preservar el núcleo mientras se fomenta el cambio, una frase acuñada por el autor Jim Collins.

Creo que practicar la flexigidez, alimentados por la oración a medida que avanzamos, nos ayudará a renovar nuestra visión de lo que Dios espera de nosotros, y fomentará una mayor comprensión y compromiso con la visión de Judíos para Jesús en esta nueva generación. Rezo para que también sirva para generar un estallido de renovación espiritual a través de nuestro ministerio, mientras nos confiamos en Él para un futuro que sin dudas está destinado a sorprendernos y que nos obliga a adaptarnos. Sé que la renovación ocurre de manera individual, pero creo que Dios nos puede visitar en conjunto como ministerio y lograr esto para su gloria.

Estamos buscando la guía de Dios y sus dones, porque nos apasiona continuar saliendo al mundo de manera tal de hacer justicia con su Evangelio. Es a la vez divertido y desafiante volver a imaginar a Judíos para Jesús, así como todas las innovaciones que nos ayudarán a mantenernos en la vanguardia de la evangelización en este mundo de cambios que van a un ritmo tan rápido.

Te estoy pidiendo que reces junto a nosotros por esto. Sé que tus oraciones y tu aliento nos ayudarán a ser parte en todos los planes que Dios tiene para nosotros durante los próximos años.

Mientras dejamos que nuestra imaginación y creatividad fluyan, recordamos nuestro llamado y nos acordamos de las cosas buenas que se han logrado hasta el momento… poniendo las piedras conmemorativas, si se quiere, con motivo de la maravillosa obra que Dios ha hecho.

Incluso cuando miramos atrás sobre lo que se ha hecho, tomo de las Escrituras un gran estímulo para el futuro. ¿Sabías que el Creador del Universo también hace cosas nuevas? Dios lo dice en Isaías 43:19:

Miren que realizo algo nuevo.
Ya está brotando,
¿No lo notan?
Abriré un camino por el desierto,
Y ríos en el arenal.

El poder creador de Dios no estaba reservado sólo para lo que hizo en el pasado. En su increíble amor y en su autoexpresión, Dios siempre está haciendo algo nuevo y maravilloso. Y Él quiere que sepamos acerca de si. Y sí, que participemos en las nuevas cosas que va a hacer. Así que, mientras rezas por nosotros en Judíos para Jesús, también quiero plantearte el desafío de orar por las nuevas cosas que Dios estará pidiéndote para este nuevo año. No tengo ninguna duda de que Él quiere renovar a todos hacia una vida de piedad, de amor por Él y su Palabra, y para renovar nuestro compromiso con lo que Él nos ha confiado. Pero, ¿cuál será esa cosa nueva que Dios quiere hacer en ti y a través de ti en este año que se inicia? ¿Cuál será ese nuevo paso en la fe, esa nueva idea o esa nueva vía de servicio y sacrificio para lo que Dios nos estará convocando en este año? ¿No vamos a saberlo?

 

 

Milder

Web Developer at Jews for Jesus HQ.

Podría también gustarte...