¿Entonces Qué?

por Ruth Rosen

Ruth

Me sentí alentada por las “noticias de las ramas” de este mes de David Liebman, de la rama de Washington DC. Habla de cómo la rama “ha estado participando en los centros de la comunidad judía, cursos de idiomas, clases de hebreo, clases aprendizaje judío y más”.

Creo que en un ministerio como el nuestro, es importante que veamos las diferentes capas del testimonio. Eso incluye salir en público a estar disponibles para interactuar con extraños, así como invertir intencionalmente tiempo y esfuerzo en los lugares donde nos encontremos para conocer a las personas que podrían estar dispuestas a escucharnos hablar acerca de Jesús.

¿Cómo se aplica esto contigo si no eres misionero pero deseas compartir tu fe? Si te puedes hacer el tiempo, ¿por que no pensar en los “Meet Up”?, como aquél del que nos contaba David, o bien un club de lectura regular, o cualquier actividad en la que naturalmente se pueda plantear la discusión sobre los asuntos espirituales. Reza por el grupo que Dios quiere que tú elijas y verás qué sucede.

Ahora, puede que algunos no estén muy convencidos de esto, porque después de todo, ¿cómo se sentirá la gente al recibirte en su entorno, cuando saben que tú estás esperando el momento para hablarles de Jesús? Ésa es la razón por la que resulta importante elegir un grupo o una actividad por la que realmente te encuentres interesado o atraído. Si tu ÚNICA motivación es contarle a la gente sobre Jesús, simplemente no va a funcionar .

Dicho esto, si básicamente “tu razón de ser” es contarle a la gente acerca del Señor, entonces será necesario que nunca sientas que resulta torpe o ingenuo llevar eso contigo adonde quiera que vayas. Es simplemente parte de lo que eres. Esto no significa que no tengas otros intereses o que no puedas apreciar a la gente, más allá de la posibilidad de compartir con ellos tu fe. Sólo significa que no puedes o no quieres guardar silencio sobre aquello que te importa.

Aquí está la cuestión. Cuanto antes dejes ver a los demás miembros del grupo lo que es importante para ti, menos probable será que alguien sienta como que llegaste con un propósito oculto. Eso no quiere decir que lo primero que tengas que decir en todos lados sea “yo creo en Jesús”. Pero reza y verás si Dios te da pronto una oportunidad para demostrar lo que tú eres, como lo hizo con David Liebman y otros más en nuestra rama del DC.

Y, por cierto, desde que publicamos esta historia, ha habido más novedades sobre ese particular grupo del “Meet Up”… ¡pero tendrás que esperar hasta la “Noticias de las Ramas” de diciembre para enterarte de lo que pasó!

 

Milder

Web Developer at Jews for Jesus HQ.

Podría también gustarte...